Jornadas «Los pueblos indígenas de la Amazonía frente a la COVID-19:
vulnerabilidad y resiliencia»

Los pueblos indígenas suman 476 millones de personas. Siendo tan solo el 6,2% de la población mundial, gestionan y protegen el 80% de la biodiversidad del planeta gracias a un uso respetuoso de los recursos naturales. Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, la pandemia de la COVID-19 es una «nueva amenaza para la salud y la supervivencia de los pueblos indígenas», y, con ello, para la preservación de culturas ancestrales y de la biodiversidad que éstas protegen.

En América Latina, 53 millones de personas pertenecen a pueblos indígenas, el 9,8% de la población regional. En la Amazonía (la mayor selva tropical del planeta) viven 1,5 millones de indígenas de 385 grupos, la mitad del conjunto de América Latina. A las amenazas que representan para los pueblos indígenas de la Amazonía las actividades extractivas —de empresas hidroeléctricas, petroleras, mineras y madereras—, la agroindustria, el narcotráfico y la penetración misionera, se suma hoy la pandemia de la COVID-19.

Aunque hay diferencias entre países en la protección legal que reciben, como consecuencia de las desigualdades estructurales que padecen, las comunidades indígenas de la Amazonía son las poblaciones más vulnerables frente a la pandemia y las más afectadas. La pérdida de control sobre sus territorios expone a estas comunidades a un elevado riesgo de contagio y limita sus posibilidades de establecer medidas autónomas para afrontar la pandemia. Los pueblos indígenas exigen apoyo frente a una situación gravísima, pero también respeto a su identidad cultural y a sus propias estrategias de protección.

Organizan: Asociación para el Estudio de la Ecología Humana y Museo de América

+INFO